www.pymebicentenario.com           [home]
Columna de opinión

El potencial ingreso de Chile a la selectiva Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), conocida también como el “club de los países ricos”, marca y ratifica una vez más, la solidez y consistencia de Chile en el ámbito financiero, comercial, económico y de comercio exterior, no solo a nivel regional, sino que en el contexto mundial. De hecho Chile se transformaría en el primer país Sudamericano en integrar la OCDE y el segundo a nivel Latinoamericano después de México. Sin embrago, es muy importante tener presente que Chile deberá asumir con un gran compromiso y responsabilidad su ingreso a la OCDE.

La simple aprobación y entrada en vigencia de los proyectos de ley que estaban pendientes para el ingreso de Chile a la OCDE (secreto bancario, gobierno corporativo empresas privadas, gobierno corporativo, Codelco y responsabilidad legal de las empresas por determinados delitos), no deben ser entendidos como suficientes en si mismos para dar por cumplidos los requisitos de entrada.

Uno de los temas relevantes y sobre los cuales Chile, y en especial las autoridades de Gobierno, deberán poner mucha atención, dice relación con la normativa ambiental. Respecto a este ámbito nuestro país ha recibido una serie de indicaciones y recomendaciones respecto a su normativa ambiental actualmente vigente. En este sentido, se le ha recomendado a Chile que debe acortar las diferencias entre sus estándares y los de los otros países miembros, en especial en lo relativo a los tratados de libre comercio y los tratados ambientales multilaterales.

Otro aspecto no menor, y en el cual Chile tiene una gran tarea pendiente, es lo relativo a la protección a la propiedad intelectual. Hemos visto como Chile una vez más ha caído en índices negativos respecto a la tasa de piratería, superando por un alto porcentaje a países vecinos como Argentina y Brasil. Este es un aspecto muy relevante y de seguro la OCDE, una vez que Chile materialice su ingreso, le exigirá el estricto cumplimiento y respecto a loas normas relativas a la protección de la propiedad intelectual.

Esperemos que el ingreso de Chile a la OCDE sea la punta de lanza para la aplicación de las normas en materia tributaria, económica y medio ambiental... .

Otro tema que ha hecho presente la OCDE a Chile, dice relación con su normativa laboral, en el sentido de plantear una mayor flexibilidad laboral. Para lograr dicho objetivo, la OCDE propuso a Chile, entre otras medidas, eliminar las indemnizaciones por años de servicio en forma gradual, fortalecer la negociación colectiva, reforzar la nueva normativa sobre subcontratación y subir la edad para empezar a percibir el salario mínimo completo. Claramente, estas medias deben ser abordadas teniendo presente los consejos técnicos de la OCDE, pero sin dejar de lado el impacto social en la implementación de las mismas.

Ahora más que nunca, Chile deberá preocuparse que su normativa económica, tributaria y medio ambiental, se apliquen y fiscalicen correctamente. Un ejemplo de lo anterior, son las normas relativas a los precios de transferencia, las cuales estando plenamente vigentes, y adecuadas a la normativa sugerida por la OCDE, no siempre han sido fiscalizadas por la autoridad tributaria con la debida uniformidad. Asimismo, la OCDE ha planteado recomendaciones a Chile en el plano tributario, respecto a los acuerdos de doble tributación y la que dice relación con el levantamiento del secreto bancario para poder accede a información tributaria de carácter relevante, tema este último que es objeto de un proyecto de ley actualmente en tramitación.

El ingreso de Chile a la OCDE es un gran desafío como país, que nos coloca en una lista oficial de países plenamente consolidados en el plano económico y social. No debemos dormirnos en los laureles y debemos trabajar en forma unida como país para que este premio al esfuerzo, se siga materializando en avances positos. Es un hecho que Chile tiene una enorme cantidad de tareas pendientes tanto en el plano económico como social, pero las políticas y los instrumentos están a la mano.

Esperemos que el ingreso de Chile a la OCDE sea la punta de lanza para la aplicación de las normas en materia tributaria, económica y medio ambiental, de manera consistente y uniforme de acuerdo a los estándares de los selectos países que forman parte de la OCDE.

Finalmente, debemos tener presente que a partir del ingreso a Chile a la OCDE, estaremos expuestos a un nivel de escrutinio mayor, por lo que las decisiones y medidas que se adopten en el plano social y económico, deberán ser implementadas siguiendo los niveles y estándares del resto de los países miembros de la OCDE.

Esteban Elías
Abogado
Venture Bridge Consulting